TECNOSeguro

Expertos Informando para tu Seguridad

Jueves, 07 Agosto 2014

Ciudades cada vez más inteligentes

Según un reporte publicado por IHS Technology, la cantidad de “ciudades inteligentes” existentes a nivel mundial se cuadriplicará en un período de 12 años correspondiente de 2013 a 2025. Lo anterior será impulsado principalmente por la unión entre gobiernos locales y empresas privadas para trabajar en conjunto para enfrentar los retos que atraviesan las ciudades modernas.

Ciudades cada vez más inteligentes

Según IHS, la definición de una ciudad inteligente incluye un amplio rango de aspectos pero en su caso limitan los datos del estudio considerando como una ciudad inteligente a aquellas que han desarrollado, o están en proceso de hacerlo, un proceso de integración entre sus sistemas de información, comunicaciones y tecnología en tres o más de las áreas funcionales de la ciudad.

Según explicó Lisa Arrowsmith, directora asociada de conectividad, casas inteligentes y ciudades inteligentes de IHS, estas áreas funcionales incluyen, por ejemplo, movilidad y transporte, energía y sostenibilidad, infraestructura física, gobierno y seguridad, entre otras

De acuerdo con los datos entregados en el informe, para el año 2025 existirán en el mundo por lo menos 88 ciudades inteligentes ajustadas a la definición anterior, en comparación con las 21 existentes en 2013.

En cuanto a la distribución geográfica de estas ciudades, hasta el año pasado la región de Europa, Medio Oriente y África (EMEA) llevaba el liderazgo, pero para 2025 se espera que la mayor cantidad esté centrada en Asia-Pacífico.

En total, la región Asia-Pacifico contará con 32 ciudades inteligentes dentro de nueve años, mientras que Europa tendrá 31. Por su parte, las Américas aportarán 25 ciudades de este tipo al total esperado de 88.

Aunque contar con 25 ciudades inteligentes es un número significativo, los proyectos en la región de las Américas son, por lo general, de un alcance más limitado comparado con las iniciativas en Europa.

“A diferencia de grandes proyectos en marcha en ciudades como Viena o Ámsterdam, los proyectos de Estados Unidos a menudo se centran en una sola área funcional, como la movilidad y el transporte”, afirma el estudio.

De igual forma, mientras que los problemas económicos que enfrentan las economías desarrolladas de Europa van a limitar la inversión en este tipo de proyectos en los años venideros, la región Asia-Pacífico no enfrenta este problema.

Al contrario, esta región tiene el potencial para invertir más en proyectos de ciudades inteligentes además de contar con la ventaja de poder basar sus inversiones en la creación de nuevas infraestructuras, en lugar de sustituir los sistemas existentes como en el caso de Europa.

En ese sentido, no es de sorprender que el informe arroje unas cifras de inversión de 12 mil millones de dólares al año para 2025 en ciudades inteligentes, un aumento significativo frente a los en $1000 millones invertidos en 2013.

¿Por qué invertir en ciudades inteligentes?

Las ciudades inteligentes están surgiendo en respuesta a un mundo cada vez más urbanizado y con menos recursos, además de buscar mejorar la eficiencia energética; en ese sentido, al proporcionar tecnologías y soluciones adecuadas, las ciudades inteligentes pueden hacer frente a cuestiones como la congestión y el desperdicio de energía, a la vez que pueden asignar los recursos existentes de manera más eficiente.

Y es que, según la Organización de Naciones Unidas, en 2009 cerca de 3.420 millones de personas viven en áreas urbanas mientras que 3.451 millones viven en áreas rurales, pero con una tendencia ascendente en las cifras de habitantes urbanos. Con esa cantidad de personas viviendo en ciudades es inevitable que servicios como el transporte público, el suministro de energía o la red vial no puedan suplir la demanda.

Es ahí donde las soluciones inteligentes se pueden implementar para disminuir los efectos negativos de la creciente urbanización, incluyendo el uso de sensores para monitorear el tráfico, o la implementación de soluciones de venta de tiquetes más inteligentes para mejorar el uso del transporte público.

Las ciudades inteligentes también pueden proporcionar otros beneficios. Pueden generar nuevas oportunidades de empleo mediante la creación de proyectos, evitar que los ciudadanos migren al mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, además de reducir costos.

Por ejemplo, en el caso de la reducción de costos, las ciudades pueden lograr ahorros de hasta un 40% en su presupuesto de energía con la utilización de iluminación LED en el alumbrado público.

Sesión