TECNOSeguro

Expertos Informando para tu Seguridad

Jueves, 22 Diciembre 2016

Capacitación, la ruta que siguieron las marcas en 2016 para empoderar a sus clientes

Escrito por  Moisés Hernández

A través de distintos programas presenciales y virtuales, los fabricantes ayudaron a los usuarios a adquirir nuevos conocimientos y fortalecerse en el mercado.

Capacitación, la ruta que siguieron las marcas en 2016 para empoderar a sus clientes

Finaliza 2016 y en TECNOSeguro hacemos nuestro tradicional balance de estos 12 meses. A veces no es tan sencillo hacer un recuento de todo lo vivido a lo largo de un año. Sin embargo, estamos convencidos de que algo bastante interesante ocurrió en el mundo de la seguridad electrónica y eso fue el acercamiento e iniciativa de muchas empresas a sus clientes, tales como integradores y distribuidores para empoderarlos en mejores prácticas y hacerlos más fuertes en la industria.

Esta es una época en la que poseer el conocimiento es tener todas las ventajas de ganar, más en un sector de alta competitividad, donde cada día surgen nuevos actores y soluciones, haciendo más complicada la toma de decisiones para cualquier gerente o emprendedor.

Las certificaciones se popularizaron en 2016. En Colombia, por ejemplo, grandes marcas desarrollaron distintos cursos, algunos de pago, otros gratuitos, en los que cientos de integradores, instaladores e incluso clientes directos se beneficiaron del adiestramiento técnico. Los ejecutivos de esas empresas coincidieron en que su propósito no fue solo enseñar sobre sus productos, sino también brindar un valor agregado a quienes se desempeñan en el área.

Algunas compañías apostaron por los cursos personalizados de seguridad electrónica, una opción muy conveniente para quienes están comenzando o no conocen en profundidad un tema. Se trata de programas de inducción confeccionados a la medida según las necesidades planteadas.

Una modalidad que se hizo recurrente a lo largo del año fue el entrenamiento a distancia: los interesados se inscribían a través de una web específica y luego ‘asistían’ a las clases virtuales. También la figura de los webinars se afianzó entre las marcas. Y es que esta forma no presencial además significa para las empresas ser socialmente responsables, pues no hay gasto de papel ni impresiones, y se reduce la huella de carbono, porque nadie necesita un vehículo para desplazarse hasta un aula de clases.

Paralelamente a la capacitación, otra forma de acercamiento fue la apertura de oficinas locales de soporte técnico. Lo que evidencia el crecimiento del mercado en la región de habla hispana y además confirma el interés de las compañías extrangeras en conquistar estos mercados. La apertura y consolidación de oficinas de compañías fabricantes también generó una oferta de profesionales del gremio que se ubicaron en estas nuevas posiciones, lo que propició una mayor inversión extranjera y oportunidades de crecimiento laboral.

Sin duda, todas estas iniciativas apuntan al fortalecimiento de ambas partes de la industria: para las empresas es una excelente estrategia de mercadeo, mientras que para los clientes es una gran oportunidad de armarse de herramientas actualizadas para crecer en el mercado.

Movilidad e integración

El 2016 también fue el año de la movilidad. Muchos fabricantes lanzaron al mercado productos tales como aplicaciones de monitoreo, relojes inteligentes o smartwatches y servicios desde la nube, todo ello en consonancia con el avance de Internet de las Cosas y la domótica, es decir, la capacidad de controlar dispositivos a distancia para hacer más sencilla la vida diaria, como lo adelantamos en nuestras predicciones de finales de 2015. 

Otra apuesta, cada vez más frecuente, fue la de integrar plataformas de distintos fabricantes en productos en los que, por ejemplo, un usuario puede interactuar desde una sola interfaz con su sistema de intrusión y control de acceso. Todo ello entra en lo que parece una tendencia de hacer más simples las diferentes soluciones que se ofrecen y, a juicio de los ejecutivos con los que hemos conversado, las compañías seguirán apostandole en 2017, pese a que la adopción de la integración por parte de los clientes aún sigue siendo baja.

Videovigilancia imparable

Acertamos cuando dijimos el año pasado que la videovigilancia seguiría dominando el panorama. En las distintas ferias y exposiciones celebradas en 2016, esta rama de la industria fue la protagonista.

La tecnología en cámaras de CCTV crece a un ritmo imparable, con menor consumo de ancho de banda, mejor calidad de video y ahorro de espacio en disco duro. La calidad del video se acerca cada vez más al ojo humano con resoluciones como la 4K y con las cámaras PTZ, capaces de captar cualquier movimiento en la insondable oscuridad de la noche ahora con LEDs iluminadores infrarrojos la videovigilancia ha logrado un nuevo hito.

Debemos hablar también de la analítica de video donde se han presentado soluciones sumamente atractivas para entornos donde hay un gran flujo de vehículos o peatones. Ha sido tal el despegue de esta tecnología, que ya hay fabricantes que ofrecen productos capaces de alertar sobre el tránsito de automóviles incluidos en listas negras, calculan el tiempo de permanencia de visitantes y hacen posible aclarar reclamos mediante las imágenes capturadas, todo ello sin la mínima intervención humana.

Conclusiones

La industria de la seguridad electrónica continuará su crecimiento en 2017, con soluciones pensadas en la simplicidad, tanto para empresas como para los usuarios particulares.

Queremos aprovechar la oportunidad de agradecer a nuestros lectores la confianza otorgada este año. De nuestra parte, continuaremos con nuestro firme compromiso de ofrecer el mejor contenido para mantenerlos informados sobre los últimos avances de la industria.

Sesión

Suscríbase Gratis a Nuestro Boletín

Manténgase actualizado con las últimas tendencias y tecnologías de la industria de la seguridad en su bandeja de email.