TECNOSeguro

El Portal Especializado en Seguridad Electrónica

Miércoles, 23 Mayo 2012

Arquitectura de red distribuida: escalabilidad y equilibrio de cargas en un entorno de seguridad

Warren Brown Jan2012Las compañías multinacionales y los hospitales, universidades o entidades gubernamentales de gran tamaño y con varias sedes enfrentan cada vez más un reto común: cómo unificar sus distintas edificaciones en un sistema de seguridad empresarial que sea fácil de administrar. En la mayoría de organizaciones con múltiples sedes, éstas varían en cuanto a tamaño, desde pequeñas sucursales hasta complejos de gran extensión con varias construcciones.

A la hora de diseñar un control de acceso y una solución de seguridad empresarial, los directores de seguridad y los gerentes de TI deben tener en cuenta varias prioridades igualmente importantes:

  • Mantener una base de datos actualizada y sincronizada de todo el personal en todas las sedes;
  • Monitorear, desde una ubicación central, eventos, alarmas y reportes de actividad;
  • Garantizar que la gerencia de cada sede pueda gestionar con autonomía actividades cotidianas como agregar y/o suprimir personal o cambiar privilegios de control de acceso;
  • Proteger el sistema y las instalaciones contra fallos de la red.

El uso de distintas soluciones de control de acceso independientes en cada sede puede satisfacer las dos últimas prioridades, pero hace imposible el monitoreo centralizado y la gestión de personal. Para diseñar un verdadero sistema de seguridad empresarial, que sea fácil de usar y que cubra las cuatro prioridades anteriormente enunciadas, es necesaria una solución de control de acceso que gestione de manera efectiva los volúmenes de datos producidos por grandes compañías, mediante una arquitectura de red distribuida.

¿Por qué los directores de seguridad y los gerentes de TI deben considerar una solución de red distribuida?

Para los usuarios finales, es la única solución que aborda las cuatro prioridades. Para los integradores de sistemas, esta estrategia evita el empleo de mano de obra y los dolores de cabeza que causan las interfaces construidas manualmente entre sistemas independientes.

Definición de empresa y de arquitectura de red distribuida

Una “empresa” es una compañía u organización conformada por dos o más instalaciones, ya sea en una misma ubicación o separadas entre sí. Una empresa podrían ser varias instalaciones agrupadas en la misma área, por ejemplo, un complejo hospitalario, en donde el edificio principal está rodeado de clínicas, consultorios, etc. O, podría ser una gran compañía multinacional compuesta por muchos edificios que pueden estar a cientos, incluso miles, de kilómetros entre sí.

Los principales elementos de una arquitectura de red distribuida son i) la distribución de la toma de decisiones y del control a cada sede, y al mismo tiempo ii) la conexión en red y sincronización simultáneas de las distintas sedes, a través de un centro de distribución.

Lo que quieren los usuarios finales y los integradores…

La distribución de la toma de decisiones y del control a cada sede es esencial por dos razones. En primer lugar, los gerentes de las sedes necesitan flexibilidad para gestionar las necesidades de seguridad específicas de su sede. Desde la adición de personal hasta la modificación de derechos de acceso, es necesario que tengan la capacidad de administrar su sistema día a día, sin temor a perder conectividad a la red o ancho de banda con un servidor central externo. En segundo lugar, desde el punto de vista de la escalabilidad, una arquitectura bien diseñada evita la transmisión innecesaria de datos y el consumo excesivo de banda ancha; por ejemplo, agregar un nuevo contratista y asignarle privilegios de acceso en una sede única no debería requerir comunicación con un servidor central.

Si bien el control de las sedes es fundamental, las empresas, tal y como se definieron más arriba, también necesitan una sincronización de los datos de seguridad entre las sedes que sea fácil de configurar. Los factores fundamentales para una arquitectura de red son:

  • Sincronización instantánea y programada: los directores de seguridad necesitan recibir notificaciones en tiempo real sobre eventos y alarmas críticas y deben tener la capacidad de programar la sincronización de actividades no críticas para administrar mejor la utilización máxima de la red;
  • Tolerancia a interrupciones de la red: la sincronización entre múltiples sedes debe poder soportar interrupciones breves o prolongadas de la red. Cuando la sede o el servidor central vuelvan a conectarse, la sincronización debe reiniciarse automáticamente;
  • “Escalabilidad” de lo grande a lo pequeño: en la mayoría de las empresas hay una combinación de pequeñas sedes ―por ejemplo, cuatro o cinco oficinas de ventas― y de grandes edificios de oficinas. Una verdadera arquitectura empresarial debe incorporar a la red todas las sedes, grandes y pequeñas.

Una arquitectura de red distribuida bien diseñada también ofrece a los directores de seguridad empresarial y de TI potentes funciones de administración centralizada. La gestión centralizada del personal –definición y modificación de privilegios “globales” de control de acceso, edición de detalles del personal – es el punto de partida más importante. No obstante, la verdadera gestión centralizada va más allá del personal. Los directores de seguridad también necesitan tener la capacidad de i) crear un visualizador integrado de eventos en varias sedes; y de ii) administrar, monitorear y configurar de forma centralizada sus paneles y lectores. Para satisfacer las necesidades de IT, los distintos servidores independientes de cada sitio de una arquitectura de red distribuida deben poder comunicarse con el centro de distribución a través, ya sea de una red de área local (LAN) o de una red de área extendida (WAN).

Retorno de la inversión…

Los principales beneficios de una arquitectura de red distribuida incluyen: escalabilidad, eficiencia, reducción de costos y confiabilidad.

  • Escalabilidad: Las soluciones empresariales que se sirven de un solo servidor sufren, inevitablemente, problemas de desempeño a medida que la compañía crece y el servidor se sobrecarga. Además, las soluciones con un servidor único son muy susceptibles a fallos en la red. Una arquitectura distribuida equilibra la carga en distintos servidores en cada sitio.
  • Eficiencia: Los gerentes de seguridad controlan el flujo de datos y la toma de decisiones, minimizando el uso de banda ancha de la red y permitiéndoles concentrarse en su negocio. Al mismo tiempo, el personal de seguridad de una ubicación centralizada puede fácilmente generar informes, hacer cambios y visualizar el estatus de los sitios sin necesidad de conectarse a distintos sistemas independientes.
  • Costos: El número de servidores y la cantidad de software se puede adaptar en función de cada sitio para que satisfaga las necesidades específicas de cada sede, sin necesidad de instalar un costoso servidor hasta en las sedes más pequeñas.
  • Confiabilidad: La arquitectura de red distribuida es mucho más resistente a fallos de la red y del hardware, en comparación con las soluciones de un solo servidor centralizado.

Para ilustrar mejor estos beneficios, pensemos en el caso de una organización de gran tamaño que quiere integrar su sistema de control de acceso a su sistema ERP (planificación de recursos empresariales) para eliminar la duplicación y redundancia de los datos de los empleados. Con una arquitectura distribuida, pero no en red, que emplee soluciones de control de acceso independientes y separadas, la organización tiene que pagar y mantener múltiples integraciones de ERP al software de control de acceso en cada sede.

Con una arquitectura en red, pero no distribuida (la solución clásica del servidor único) solamente se requiere una integración, pero el desempeño del sistema es pobre en las distintas sedes y el consumo de banda ancha de la red es elevado. La arquitectura de red distribuida ofrece una solución única y cohesionada que permite una sola integración de ERP y un desempeño optimizado del sistema y del ancho de banda de la red.

Resumen

Las primeras generaciones de soluciones de seguridad empresarial se centraban en funciones de control y en armonizar dichas funciones con las bases de datos del personal de una organización. Hoy en día, estas soluciones han evolucionado hacia el control completo en cada sede y hacia la capacidad de administrar puntos de acceso, lectores de tarjeta y monitoreo de alarmas desde una ubicación central.

El rango de funcionalidades del sistema de control de acceso se está expandiendo gracias a la arquitectura de red distribuida, ya que ésta resuelve los problemas de desempeño, escalabilidad y equilibrio de cargas inherentes a la arquitectura de servidor único. Por fin, los directores de seguridad pueden solicitar una solución de control de acceso que responda a todas sus prioridades de seguridad: una arquitectura de red distribuida.

Warren Brown es el vicepresidente de Gestión de Producto de Tyco Security Products. Warren ha coordinado equipos de gestión de producto por más de 10 años en las industrias de seguridad, ventas al menudeo y servicios financieros. Obtuvo su MBA en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard y actualmente vive en Concord, Massachusetts.

Sesión

Suscríbase Gratis a Nuestro Boletín

Manténgase actualizado con las últimas tendencias y tecnologías de la industria de la seguridad en su bandeja de email.